En Avda. Padre Isla 33 - 3ºB1. LEÓN. Tlf 658 622 742

En Avda. Padre Isla 33 - 3ºB1. LEÓN. Tlf 658 622 742

PARA TI

Para ti, que deseas mejorar tu calidad de vida; que entiendes la necesidad de tener una buena audición como condición para las buenas relaciones con el entorno. Para ti, que deseas luchar contra la pérdida de audición que causa el paso del tiempo en las presbiacusias. Para ti, que de vez en cuando te pitan los oídos. Para ti, que la música y/o los idiomas son necesarios en tu vida. Si tienes vértigos. Si te sientes mal...
...para ti, que entiendes que curarse en salud no es un lujo, el MÉTODO BÉRARD te puede aportar muchos beneficios.
                    ¡Consúltalo! Tienes mucho que ganar.

A QUIÉN VA DIRIGIDO el Método Bérard



      Niños y adultos, por diferentes necesidades, pueden beneficiarse de este poderoso método de reeducación auditiva.


-  Retrasos del lenguaje.
-  Dificultades de aprendizaje.
-  Problemas con la lectura.
-  Lesiones cerebrales.
-  Personas autistas.
-  Síndrome de Down.
-  Estudiantes de música y/o idiomas.
-  Cantantes o personas vinculadas profesionalmente a la música.
-  Uso de prótesis auditivas.
-  Afasias.
-  Presbiacusias.
-  Acúfenos (ruidos en el oído).
-  Depresión.

SÍNTOMAS OBSERVABLES para ser un candidato al Método Bérard

    -   Le molestan los ruidos.
-   Le cuesta centrar la atención.
-   Falta de concentración.
-   Otitis y catarros frecuentes.
-   Pobre socialización.
-   Parece oír sonidos que los demás no perciben.
-   Da la impresión de que a veces no oye o no responde.
-   Volumen de voz alto.
-   Problemas de lenguaje y/o lectura.
-   Mala comprensión de mensajes orales.
-   Pobre rendimiento escolar.
-   Falta de madurez.

EN QUÉ CONSISTE el Método Bérard

Antes de aplicar el programa, se intenta partir de los datos de una evaluación auditiva lo más minuciosa posible.
Se trata de saber cómo es la calidad de la audición. Agudeza y uniformidad en los umbrales de percepción, distorsiones, discriminación, lateralidad, tiempo de respuesta, nitidez en la percepción y seguridad en las respuestas.
De forma subjetiva, especialmente en niños pequeños o personas cuyas respuestas no sean del todo fiables, podemos contar con mucha información, basándonos en la observación comportamental.
Los resultados de la evaluación nos acercan a la calidad auditiva de la persona, para decidir la fórmula más conveniente en la que se debe regular el equipo electrónico, con el fin de tener más posibilidades de corregir las anomalías.
El programa consta de 20 sesiones de audición musical que duran 30 minutos cada una, dejando un intervalo mínimo de 3 horas entre cada sesión. Se reciben 2 sesiones diarias durante 2 semanas consecutivas.
La tecnología empleada es la siguiente: por medio de auriculares, se escucha una música especialmente seleccionada, que pasa a través de un modulador de frecuencias, ofreciendo al cerebro una rica gama de sonidos graves y agudos, fuertes y suaves, con una alternancia continua e impredecible para evitar que el cerebro se habitúe y mantenerlo en alerta.
Se harán comprobaciones audiométricas al concluir la primera mitad del tratamiento y al finalizar.

EL APRENDIZAJE

La audición no es un proceso simple, garantizado por el buen funcionamiento del aparato auditivo. Es una función cerebral compleja, cuyo grado de perfección depende de la cantidad y calidad de los estímulos auditivos que se capten.
Los primeros meses y años de la vida de todo individuo, son decisivos para el logro de una buena maduración auditiva.
La audición, como las demás funciones cerebrales, admite grados: desde la sordera funcional hasta una agudeza y una calidad auditivas extraordinarias.
Si la riqueza y la calidad de los estímulos auditivos son correctos, de niños iremos madurando bien. El nivel de comprensión oral es sinónimo de una buena audición.
Cantidad: adecuada agudeza auditiva; calidad: procesamiento auditivo correcto, determinante para la comprensión, la expresión y el equilibrio emocional.

Si la organización de la ruta auditiva no se ha desarrollado correctamente, nos encontramos con numerosos síntomas en el niño con dificultades escolares: desde leves problemas para centrar y mantener la atención, hasta otro extremo como es el llamado trastorno de hiperactividad con déficit de atención. Si la percepción no es adecuada o el estímulo no se procesa de forma correcta, tendremos una pobre o nula comprensión auditiva del mundo. Este problema de comprensión será evidente en todas las áreas funcionales del ser humano: el aprendizaje, la lectura, el lenguaje, la relación con los demás, etc. Los problemas de procesamiento auditivo pueden llevar frecuentemente asociados, problemas de conducta o de otro tipo que afectan a la esfera del desarrollo emocional del niño y del adulto.

Según sea el grado de los problemas auditivos, mayor o menor será la intensidad con la que se manifestarán los síntomas.

En ocasiones nos encontramos con niños cuyas anomalías auditivas dan como resultado pobre rendimiento escolar, dislexias, dislalias, la tendencia al aislamiento, el malhumor, la tristeza, los estados depresivos y otros.

Si el origen de los males es un problema neurológico de hipersensibilidad auditiva en algunas frecuencias de sonidos o de una mala lateralidad auditiva, o cualquier otro síntoma, todo esfuerzo que no tienda a eliminar la anomalía auditiva fracasará y provocará en el niño y en los adultos una creciente frustración.

Lo ideal en todo caso es prevenir, emprendiendo con gran entusiasmo y con las mejores técnicas un programa de estimulación auditiva.

Es muy importante emplear el tiempo necesario en realizar audiogramas exhaustivos, con relativa frecuencia, a todos los niños de infantil, en especial a aquellos que presentan ciertas dificultades de aprendizaje o de conducta.

Pero no sólo es importante vigilar la audición en la infancia. El sentido del oído nos acompaña y nos exige un cuidado a lo largo de toda la vida, que luego nos compensa con bienestar emocional.

El lenguaje está basado en la correcta recepción de los sonidos del habla para su posterior producción; si no hay una percepción adecuada, puede haber problemas de lenguaje; desde un leve problema de pronunciación, hasta un retraso de su desarrollo o incluso la falta de aparición del lenguaje.
Y esta falta de desarrollo del lenguaje, va directamente vinculada al pobre rendimiento en el aprendizaje escolar.

LA LECTURA


La lectura requiere la decodificación rápida y la comprensión de palabras escritas. Con el fin de conseguirlo, los niños deben ser conscientes de que las palabras habladas están compuestas de pequeñas unidades de sonido llamadas "fonemas". Esto se conoce como CONCIENCIA FONOLÓGICA.  Con el desarrollo de la conciencia fonológica, maduran las habilidades fonéticas, que se encargan de vincular los sonidos a su representación escrita.

Cuando escuchamos una palabra (tomemos como ejemplo, "pierna") no nos damos cuenta de cada unidad de sonido de la palabra (/ p / / i / / e / / r / / n / / a /); percibimos  “pierna” como un paquete de superposición de sonidos que parece ser una sóla unidad, en lugar de cinco sonidos diferentes. Esto facilita el proceso de escucha y de comunicación oral, dado que los sonidos individuales (fonemas) dentro de las palabras no son conscientemente escuchados por el oyente. Por eso, las primeras etapas de enseñanza de la lectura deben centrarse en la toma de conciencia de fonemas y habilidades fonéticas.

Para leer un idioma alfabético como el inglés o el español, los niños deben saber que el deletreo escrito, sistemáticamente, representa un sonido hablado. Cuando los lectores no perciben correctamente cada sonido de la palabra, tendrán dificultades para sondear o decodificar palabras desconocidas. Este problema de percepción auditiva afecta a la fluidez de la lectura, dando lugar a una comprensión pobre y el rechazo de la lectura, dado que no es una tarea con la que disfruten.

COMPRENDIENDO EL DESARROLLO DE LA LECTURA, ES MÁS FÁCIL VER CÓMO EL MÉTODO BÉRARD PUEDE AFECTAR A ESTA HABILIDAD, PORQUE PROCURA MEJORAR LAS HABILIDADES AUDITIVAS Y LA CAPACIDAD DE PERCIBIR LOS SONIDOS CON MAYOR PRECISIÓN. ESTO AYUDA A QUE SE PERCIBAN MEJOR LOS SONIDOS DE LAS PALABRAS, LO QUE PUEDE DESARROLLAR LA CONCIENCIA FONOLÓGICA Y SE PUEDA TRABAJAR LA FONÉTICA. ASÍ, LA PERCEPCIÓN AUDITIVA, COMO HABILIDAD BÁSICA IMPLICADA EN LA LECTURA, PUEDE SER MEJORADA A TRAVÉS DEL ENTRENAMIENTO AUDITIVO CON ESTE MÉTODO.

Otra característica de la lectura es la SECUENCIACIÓN. Se debe desarrollar dicha habilidad para poder leer palabras nuevas que necesiten ser descodificadas. Cada palabra, es una secuenciación de sonidos; cada frase es una secuenciación de palabras; y cada texto o párrafo es una secuenciación de frases. La fluidez es un requisito para alcanzar el contenido de la lectura. Si dicho contenido, debe ser analizado, el lector debe conservar esa secuencia, para que tenga lógica.

Dado que los lectores tienen un límite en su capacidad de atención y memoria, es esencial desarrollar la fluidez y la automatización en la decodificación y el reconocimiento de palabras. Cuando la decodificación es laboriosa e ineficiente, el lector no puede recordar lo que ha leído y dar significado a los contenidos. Para una buena comprensión, el lector debe vincular las ideas por escrito a sus propias experiencias y tener el vocabulario necesario para dar sentido a los contenidos. Buenas habilidades sintácticas y gramaticales y la capacidad de secuencia también influyen en el desarrollo de la lectura.

SI EL MÉTODO BÉRARD AUMENTA LA CAPACIDAD PARA ORGANIZAR Y SECUENCIAR EL LENGUAJE ORAL, TAMBIÉN PUEDE AYUDAR A ESTE COMPONENTE DEL PROCESO LECTOR.

MUCHOS PADRES COMENTAN CÓMO EL MÉTODO BÉRARD MEJORA LA COMPRENSIÓN AUDITIVA DE SU HIJO Y CÓMO ENTIENDEN MEJOR EL LENGUAJE HABLADO. ESTA MEJORA EN LA COMPRENSIÓN AUDITIVA, TAMBIÉN PUEDE EXTENDERSE A LA CAPACIDAD DE ESCUCHAR EL PROPIO LENGUAJE INTERIOR O LOS PENSAMIENTOS PROPIOS, INCLUIDOS LOS PENSAMIENTOS PERCIBIDOS A TRAVÉS DE LA LECTURA.

 Llegados a este punto, ya sabemos que la lectura depende de una buena percepción auditiva, que no todos los niños poseen, especialmente aquellos con problemas en el lenguaje escrito. La habilidad para intensificar la representación de elementos repetitivos es crucial para la percepción del discurso en medio del ruido. Esta capacidad es la que permite etiquetar el tono de voz, un importante punto de partida para separar los flujos de sonido del ruido de fondo.
El oído de los malos lectores suele carecer de la capacidad de separar el ruido del sonido, es decir, de filtrar la información relevante del ruido de fondo. Imaginando una clase repleta de diversos sonidos, es fácil ponerse en el lugar de estos niños y pensar en las dificultades añadidas para seguir la voz del maestro.
  
LA FALTA DE FILTROS AUDITIVOS ES UNO DE LOS PROBLEMAS MÁS COMUNES EN LOS NIÑOS CON FALTA DE ATENCIÓN. SON INCAPACES DE CENTRAR LA ATENCIÓN PORQUE TODO SONIDO PERCIBIDO SE PROCESA Y POR LO TANTO HAY QUE PRESTARLE ATENCIÓN A TODOS ELLOS. LA LISTA DE SONIDOS QUE NOS RODEA ES INTERMINABLE, PERO NORMALMENTE NO LOS PROCESAMOS. UN AULA ES UN LUGAR MUY RUIDOSO Y UN NIÑO NECESITA FILTRAR TODOS LOS SONIDOS PARA PRESTAR ATENCIÓN A LO MÁS RELEVANTE. ESTE EFECTO NOCIVO DE LOS OÍDOS PEOR DESARROLLADOS, ES UNO DE LOS OBJETIVOS DEL MÉTODO BÉRARD, PARA CONSEGUIR LA HABILIDAD DE FILTRADO DE LA RUTA AUDITIVA.



AUTISMO

          Las personas autistas suelen tener problemas de procesamiento auditivo. La mala comprensión del lenguaje oral, derivado del pobre procesamiento auditivo, puede generar y genera en estos niños falta de atención, ansiedad y confusión en situaciones sociales.
          Cuanto mejor comprendan la información auditiva, mejor comprenderán su entorno social y académico. Y nosotros, cuanto mejor entendamos al niño autista, mejores programas de intervención desarrollaremos para ellos.
          Aunque la sensibilidad auditiva ha acaparado la atención en el campo del autismo, sólo un puñado de investigadores ha examinado este fenómeno. La mayoría de los informes se limitan a incluir la sensibilidad auditiva como una característica más de los niños autistas. El libro “El sonido de un milagro” de Annabel Stehli, saca a la luz el problema de la hipersensibilidad auditiva y cómo esta puede impedir la maduración de algunas personas autistas.
          La sensibilidad auditiva es un tema especialmente estudiado en sujetos con trastornos generalizados del desarrollo (autismo, síndrome de X frágil y el Síndrome de William). No obstante, también se observa en otras personas, como un problema aislado.

Audición dolorosa: Esta reacción dolorosa ante determinados ruidos ambientales, puede ignorarse o bien ser tratada como un síntoma. Este síntoma describe a los niños autistas como personas que se aíslan del entorno, incluso algunos padres pensaron que su hijo era sordo inicialmente. Si la mayoría de los sonidos del mundo exterior son dolorosos para un autista, desde niño aprende a centrar la atención hacia dentro y no hacia el exterior.

Hiperaudición: Oír demasiado bien, o demasiado alto, es otra forma de hipersensibilidad. Hay informes donde los padres aseguran que su hijo puede oír las sirenas o los aviones a distancia, mucho antes de que se vean.

EL MÉTODO BÉRARD HA OBTENIDO MUY BUENOS RESULTADOS EN PERSONAS CON ALGÚN TGD (TRASTORNO GENERALIZADO DEL DESARROLLO). LA HIPERSENSIBILIDAD AUDITIVA, DEJA DE SUPONER UN SUFRIMIENTO, POR LO TANTO, MEJORAN LAS RELACIONES CON EL ENTORNO, PUDIENDO DAR LUGAR A UN AUMENTO DE LAS HABILIDADES COMUNICATIVAS Y DEL APRENDIZAJE.

DAÑO CEREBRAL EN ADULTOS




               Un daño cerebral adquirido puede dar como resultado un trastorno de la comunicación denominado Afasia. Puede afectar a la comprensión, a la expresión o a ambas, en el lenguaje oral, escrito y no verbal. En todo caso, la Afasia es un desorden que compromete las habilidades lingüísticas, con distintas modalidades, dependiendo del daño y la localización de la lesión cerebral.
          A hablar se aprende ESCUCHANDO y HABLANDO. Podría verse la Afasia como un retroceso en este tipo de aprendizajes. Su tratamiento sería como VOLVER A ENSEÑAR A HABLAR A UNA PERSONA.
          Entre las funciones más fascinantes de nuestro cerebro, destaca su capacidad para modificar constantemente su propia función, en respuesta a las experiencias. Es decir, la posibilidad de recordar y aprender.
          El proceso funcional de aprendizaje debe tener la capacidad para recibir, codificar, almacenar, evocar, relacionar, analizar y manejar la información, de manera que pueda surgir desde dentro el razonamiento, la correlación y la idea.
          Para recibir información, la ATENCIÓN juega un papel clave.
          Para percibir el lenguaje oral, LA RUTA AUDITIVA es crucial.
          Un daño cerebral que involucre a la ruta auditiva, da como resultado las dificultades en el lenguaje que se definen en la Afasia.
          Para conseguir reestablecer el lenguaje en una persona que ha sufrido algún daño cerebral, hay que saber que las principales vías de entrada de la información son VISIÓN y AUDICIÓN. La primera para el lenguaje escrito y la segunda para el oral, básicamente.
          Para que una persona sea capaz de evocar lenguaje, primero debe entender lenguaje; de modo que, reparar su VISIÓN y su AUDICIÓN sería el primer paso a dar para que su reeducación sea más efectiva.

EL DR. BÉRARD Y SUS DISCÍPULOS, HAN TENIDO SIEMPRE BUENAS EXPERIENCIAS CON ADULTOS QUE HAN PERDIDO HABILIDADES LINGÜÍSTICAS. EL MÉTODO BÉRARD ES UNA BUENA FORMA DE REESTABLECER LA AUDICIÓN, CON EL OBJETIVO DE MEJORAR LA COMPRENSIÓN ORAL DEL LENGUAJE Y AVANZAR, EN LA MEDIDA DE LO POSIBLE, EL PROCESO DE RECUPERACIÓN DEL PACIENTE.

AUDICIÓN DOLOROSA

CAUSAS FISIOLÓGICAS

          Daño al sistema auditivo por la exposición a un ruido fuerte, por traumatismos, o por latigazo cervical y anomalías en la función del tronco cerebral o más áreas corticales. Una de las posibles razones para que se de este tipo de hipersensibilidad, es la incapacidad del tronco cerebral de proporcionar la inhibición de la vía auditiva y el exceso de amplificación de la entrada.
          Existe una posible relación entre la hipersensibilidad y la amígdala, situada en el sistema límbico. Es posible que una disfunción de la amígdala genere una respuesta de temor a ciertos sonidos. Después de recibir el EIA con el método Bérard, ya no teme estos sonidos, porque ya no los aprecia.

CAUSAS BIOQUÍMICAS

          La hipersensibilidad auditiva puede venir dada por defectos nutricionales. Muchas personas con falta de magnesio, sufren de sensibilidad auditiva y a menudo experimentan mejoras después de recibir suplementos de magnesio.
          Otras causas van asociadas a los cambios bioquímicos del sistema, debido al estrés y la ansiedad.
          Los cambios bioquímicos, también pueden venir por un exceso de las toxinas producidas por el aumento de levaduras y hongos o la exposición a otras sustancias tóxicas (metales pesados, productos químicos, etc.) Esta exposición hará que aumente la sensibilidad auditiva, volviendo a remitir cuando se eliminan las toxinas.
          El pediatra del Instituto de Investigación de Oslo, Dr. Karl Reichelt, tiene la hipótesis de que un defecto en el metabolismo de la serotonina puede ser el responsable de la hiperaudición en los autistas. Le serotonina es un neurotransmisor relacionado con la excitación y la inhibición (es sabido que sus niveles no son los adecuados en muchas personas autistas). Su teoría expone que, la brecha sináptica contiene bajos niveles de serotonina. – la brecha sináptica es el espacio mediante el cuál la neurona pre-sináptica se comunica con la neurona post-sináptica, emitiendo sustancias químicas para su activación o inhibición --. El Dr. Reichelt sugiere que hay un aumento de la absorción de serotonina por parte de la neurona pre-sináptica provocando la inhibición de la estimulación del sistema nervioso central. De modo que, referido a la audición, podría haber una falta o escasez de inhibición del sonido después de entrar en el SNC, causando un efecto de sonidos reverberantes y extremadamente fuertes para el cerebro.
          Otra posible causa es una intoxicación por Mercurio. Casi la totalidad de las vacunas, en especial las infantiles, contienen timerosal (mercurio). Existen informes demostrando que, muchos niños que siguieron un programa de desintoxicación de mercurio consiguieron que su hipersensibilidad auditiva disminuyera o desapareciera.
           Es posible seleccionar una intervención oportuna, sabiendo cuales son las causas de la hipersensibilidad auditiva.

PROBLEMAS DE PROCESAMIENTO AUDITIVO

HIPERSENSIBILIDAD AUDITIVA

Se percibe el estímulo a un volumen mayor del que ha sido emitido. Puede darse en una frecuencia o en todas. Una persona con hipersensibilidad auditiva puede encontrarse sobrepasado por el mundo sonoro que le rodea; lo oye todo y todo a la vez.
Suelen ser personas con problemas de sueño, despertándose varias veces a lo largo de la noche cuando oyen un ruido. Son capaces de oír sonidos que los demás no oímos.
Tal sobrecarga de estímulos sonoros, no les permite desarrollarse en su entorno con equilibrada normalidad.

HIPOSENSIBILIDAD AUDITIVA

El estímulo se percibe a un volumen menor del que ha sido emitido, es decir, se necesitan volúmenes más altos de lo normal para poder percibir un estímulo. Esto puede darse en todas o sólo ciertas frecuencias.
Este problema es típico de personas con Síndrome de Down, pero se puede dar en otros.

DISTORSIÓN AUDITIVA O INVERSIÓN DE INTENSIDAD/VOLUMEN

La distorsión auditiva es un proceso por el cual se oye con mayor o menor intensidad en ciertas frecuencias que en el resto. Esto afecta especialmente al rendimiento escolar y la concentración.
Se da el caso de que hay niños que perciben las vocales y los diptongos en primer lugar, lo que tiende a enmascarar la percepción de las consonantes. En la conversación diaria esto resulta raramente apreciable, parece tan insignificante la mala interpretación de una palabra, que suele pensarse que ha sido fruto de una distracción. Sin embargo en el colegio, el profesor a menudo habla rápidamente y utiliza palabras nuevas para los niños, haciendo que el problema comience a tener efectos apreciables.

AUDICIÓN DOLOROSA

Si existe audición dolorosa, casi siempre se encuentra en las frecuencias altas. Aunque normalmente comienza en los 4000 Hz se ha podido identificar incluso en frecuencias tan bajas como los 1500. 
¿Cuáles son los resultados de la audición dolorosa en el comportamiento? En primer lugar, todas las reacciones son de sentido común. El individuo buscará lugares tranquilos, seleccionará inconscientemente a las personas con las que hable, preferirá la compañía de adultos que de niños y se sentirá más cómodo con los hombres que con las mujeres de tono agudo. Puede ser que en una fiesta de cumpleaños tenga una rabieta o se tape los oídos después de que haya explotado un globo y se asuste cuando hay fuegos artificiales, o simplemente cuando pase un camión o una moto por la calle.

FALTA DE FILTROS

Este es uno de los problemas más comunes en los niños con falta de atención. Son incapaces de centrar la atención porque todo sonido percibido se procesa y por lo tanto hay que prestarle atención. La lista de sonidos que nos rodea es interminable, pero normalmente no los procesamos. Un aula es un lugar muy ruidoso y un niño necesita filtrar todos los sonidos para prestar atención a lo más relevante.

LATERALIDAD AUDITIVA

El cuerpo humano consta de dos hemisferios, la parte izquierda y la derecha. Cada parte del cuerpo depende del lado opuesto del cerebro. El propio cerebro está formado por dos mitades simétricas. Una de las cosas que hace que los dos hemisferios cerebrales no sean iguales es la presencia de las áreas del lenguaje, las áreas de Wernike y de Broca. Este área del lenguaje está directamente conectada con el área auditiva que nos informa de cómo estamos hablando para poder realizar los ajustes necesarios en nuestro volumen, calidad, etc. Este centro del lenguaje está localizado en un lugar bien definido y casi siempre es en el hemisferio izquierdo del cerebro.
La lateralización auditiva de un niño es por tanto, un elemento fundamental en el desarrollo del lenguaje hablado, ya que el oído director debe ser el que está ligado a la zona del lenguaje para ganar en velocidad de procesamiento de la información auditiva, al realizarse ésta en el mismo hemisferio cerebral. La lateralización auditiva es una parte importante dentro de un proceso más global que implica además al ojo, la mano y el pie.

PROBLEMAS EN EL TIEMPO DE RESPUESTA

Se da el caso de que el tiempo de reacción puede ser de dos o más segundos, incluso de cinco segundos; cuando lo ideal sería un segundo de latencia.
 El profesor puede producir en un solo segundo varias palabras desconocidas; el niño podrá, durante un corto periodo de tiempo y con un considerable esfuerzo, recoger la información recibida y utilizarla cuando la necesite; pero pronto se verá sobrecargado y comenzará a aparecer la fatiga y los errores y, por lo tanto, las reprimendas.

ERRORES Y FATIGA

En general todos sabemos cómo afecta el cansancio a la ruta visual. Vemos borroso, nos cuesta enfocar, etc. Y sin embargo no parece que prestemos atención al estrés que produce la saturación de la ruta auditiva, por ejemplo después de un día de compras en grandes almacenes llenos de sonidos.
Los individuos con problemas auditivos, principalmente los niños con una ruta auditiva inmadura, pueden presentar unos niveles de cansancio altos después de cualquier actividad que implique una escucha atenta. Esta fatiga le va a llevar a cometer errores que en otros momentos no cometería.